¿Da vergüenza llamarse Carlos?

A lo largo de este blog, vasta con recorrer cada uno de sus posts, hemos hablado de lo orgullosos que estamos algunos por llamarnos Carlos, dado que es un nombre de hombre famoso y ganador, además de ser el más popular de todos los nombres que existen en el mundo.
Sin embargo, no todos piensan de la misma manera, muchos Carlos nacidos en Argentina y Uruguay despues de 1970, no sienten lo mismo. Hacemos la aclaración, porque no notamos el mismo fenomeno en otros países del mundo, principalmente los del mundo de habla hispana, donde el nombre Carlos sigue siendo muy popular y usado.
En Argentina y Uruguay, repetimos, no ocurre lo mismo; el nombre Carlos desde entonces ha ido disminuyendo y desde 1990 en adelante son muy pocos, un número casi insignificante, los recién nacidos que han recibido la gracia de llamarse Carlos. Y mientras fuímos elaborando este blog notamos que muchos Carlos prefieren ser reconocidos por su segundo nombre, ocultando su condición de Carlos.
En síntesis, son muchos los hombres famosos del deporte o del espectaculo que se llaman Carlos y sin embargo, se los conoce por su segundo nombre, veamos algunos ejemplos: 


El actor "Martín Karpan" cuyo nombre real es "Carlos Martín Karpan", se lo podría conocer como "Carlos Karpan", o el más exótico de "Charles Karpan", cuando trabajaba en la TV argentina en los '90 nadie sabía que se llamaba Carlos, tiempo despues cuando se fue a México y a Colombia, trascendió la verdad, en honor a su persona hay que reconocer que hay un perfil en facebook - parece ser auténtico - donde figura claramente que se llama "Carlos Martín Karpan" y lo mismo en su sitio oficial.


El también actor Luxiano Bone (o Luciano Giaco), cuya identidad real es Carlos Luciano Raúl Giacobone, podría haber usado el seudonimo de "Charlie Giaco" (suena muy bien). En algún momento de su carrera usó su nombre real (Carlos Giacobone) pero luego empezó a utilizar nuevamente el de Luxiano Bone.




El rugbier Ignacio Fernández Lobbe, conocido como "Nacho", y cuyo nombre es, en realidad, Carlos Ignacio, ¿Suena mal llamarse "Carlos Fernández Lobbe"?  Quizás su caso sea más comprensible pues su padre también se llama Carlos. Igual, nunca se negó su pertenencia al mundo carlista, en todos los sitios web de rugby queda claro que se llama "Carlos Ignacio" pero le dicen "Nacho".




El arquero de Vélez, Sebastián Sosa, que se llama en realidad "Carlos Sebastián Sosa Silva" ¿Porqué no le gusta llamarse "Carlos Sosa"? . Fue Araujo el que difundió en una transmisión del "Futbol para Todos" que se llamaba Carlos, claro, en las planillas oficiales de la AFA hay que poner los nombres completos.


Claro que Carlos es un nombre "antiguo" y Sebastián uno "moderno". ¿Son modernos acaso Sebastián Elcano o Sebastián Gaboto, navegantes del siglo XVI? También es muy moderno el martir Sebastián, muerto en Roma en 288 en tiempos del emperador Diocleciano.




El basquetbolista Carlos Matías Sandes, todos lo conocen por su segundo nombre, aunque llamarse "Carlos Sandes" no está nada mal  y de hecho muchos medios de comunicación lo siguen denominando así a secas, aunque en el sitio oficial de Sionista (el club donde jugó de 2011 a 2013) figuraba como "Matías Sandes". Quizás su caso sea como el de Fernández Lobbe, pues su padre también se llama Carlos, y el uso del segundo nombre (a nivel familiar) se puede justificar por ese lado. Viendo su cara (tiene una cara de Carlos que habla por sí sola, no tiene cara de Matías, no se parece a Matías Jesús Almeyda), su cuerpo, sus pies (¡calza cincuenta!), su olor (huele a Queso, como todos los Carlos) no hay dudas que se llama Carlos aunque en algunos lugares aparezca como "Matías". Claro, Carlos es un nombre antiguo y Matías uno moderno, ¿Es acaso moderno Matías, que fue un apóstol de la Biblia (ver Hechos 1,26) o Matías Corvino, rey de Hungría de 1458 a 1490?. Para nosotros es "Carlitos Sandes".




Otro basquetbolista, como Carlos Sandes: Carlos Leonel Schattmann, al que muchos conocen como "Leo" o "Leonel", aunque también hay muchos sitios que lo llaman simplemente como "Carlos Schattmann".


He aquí a este muchacho, amigo mío, no vamos a dar su apellido para preservar su identidad, si diremos que se llama Carlos pero que prefiere que todos lo conozcan por el "Sebastián", su segundo nombre, en fin...

Otra declaración similar es la de "Gabitoled" que dice: "el nombre es horrible yo me llamo por el documento carlos gabriel ... todo el mundo me dice gabriel desde chico cada vez que me llaman por carlos casi que ni me doy vuelta y me averguenza ... nombre de viejo choto pero bueh la quiero igual a la vieja"

La pregunta es ¿Porqué no usan su primer nombre? ¿Les da vergüenza llamarse Carlos? 

Quizás este personaje influyo para que pasará esto, ¿Puede ser, no? Dígamos que fue durante su presidencia cuando el nombre Carlos empezó a casi no usarse entre los recién nacidos

Este tampoco ayuda

y estos tres, grandes asesinos, todavía menos...

Carlos Eduardo Robledo Puch, "el angel negro", el mayor asesino de la historia policial argentina

Charles Manson, el tristemente célebre jefe del clan "Manson"

Charlie Starkweather, un "american killer" de los años '50

Quizás también influyó la leyenda de los Quesones


Si Tevez haría lo mismo, o sea, usar su segundo nombre, lo conoceríamos como "Alberto Tevez" 

 
y si el que hubiera hecho lo mismo hubiera sido Gardel hubiera pasado a la posteridad como "Romualdo Gardel" 

La lista quizás sea aún más extensa, agreguen más nombres, seguro que hay más Carlos que prefieren su segundo nombre, si quieren, por suerte hay gente que sí está orgullosa de llamarse Carlos, el caso más típico es el de

Carlos Delfino, quinta generación de Carlos en su familia, tataranieto de Carlos, bisnieto de Carlos, nieto de Carlos, hijo de Carlos y padre de Carlos, su hijo también se llama Carlos, la tradición familiar no se rompe

Otro ejemplo: La "Mona" Jimenez, en realidad su nombre es "Juan Carlos" (pertenecería al Blog de los Juanes, no al de los Carlos, por eso nunca lo incluímos en este Blog), sin embargo, lo conocemos todos como "Carlitos".

En medio de tanta polémica, Internet da para todo hasta para difundir Carlos "falsos". Todavía en la web hay muchos sitios que sostienen que el modelo Tommy Dunster se llama en realidad "Carlos Tomás Dunster"  y hasta de lo mismo se hicieron eco medios "serios" como "Infobae" (ver este enlace "Qué es de la vida de Tommy Dunster"). "Aunque en su documento figura como Carlos Tomás Dunster, el joven propuso llamarse "Charlie Dunster" pero le aconsejaron que era mejor llamarse “Tommy", y fue así como se lo conoció en el medio artístico local y ahora también en el plano internacional". Muchos medios mexicanos difundieron esto,  pero fue toda una gran confusión, dado que los autores del Blog han hecho una investigación muy seria y no hay dudas: Tommy Dunster no se llama Carlos, sino Tomás Cristián Dunster.

Otro caso similar es el de Iván de Pineda, este muchacho tiene una cara de Carlos que habla por sí sola, pero no hay dudas que no se llama Carlos, aunque en algún momento hubo versiones en Internet que difundieron que se llamaba "Carlos Iván de Pineda", otras lo daban como "Carlos Iván Ramírez" y una versión aún más delirante, pero que en su momento tuvo eco en la web, sostenía que ni siquiera se llamaba "Iván" de segundo nombre sino "Carlos Monzón", igual que el boxeador. El dato se completaba señalando que en el momento en que De Pineda inició su carrera profesional llamarse "Carlos Monzón" era un quemo pues el boxeador acababa de morir y recordemos que falleció en la carcel, acusado de asesinar a su mujer. Por eso le propusieron llamarse de otra manera y el adoptó el de "Iván de Pineda". Ese era el mito. Todo falso: su nombre original es Iván de Pineda y Gualdoni, aunque en la película "Un Buda" (2005) interpretaba a un personaje que se llamaba Carlos.

En síntesis, para las nuevas generaciones, Carlos sea quizás nombre de "viejo" que hace referencias a un abuelo, a un tío, o a un padre, no el nombre de un "chico". Esto claro en la mentalidad argentina, en España, México, Colombia, Cuba, Venezuela, etc, no existe un pensamiento tan "tilingo" ni tan "mersa" y simplemente hay nombres, que son nombres, ni de viejos ni de chicos.

Si te llamas Carlos tener que estar orgulloso de tu nombre, no usar ningún segundo nombre. Sos un Carlos, como Monzón, Gardel, Carlomagno, Baute, Delfino, Tevez, Bianchi, Chaplin, nombres de grandes y famosos.

Podríamos seguir hablando, seguro que hay muchos ejemplos en uno y en otro sentido, lo cierto es que sea como sea Carlos sigue siendo un nombre muy bonito, aunque quizás demasiado usado, y con esto damos por cerrado el post y el Blog hasta nuevo aviso. Creemos que nuestra contribución a la humanidad está hecha. Adios, au revoir, good bye, arrivederchi, adeu. Los invitamos a dejar comentarios en el post, y les damos los mails de los autores, y si alguno se siente aludido, ante cualquier comunicación, son quesocarlos@ymail.com y carloscharles741@rocketmail.com.

Llamarse Carlos debe ser motivo de orgullo, recorre el Blog, este Blog de los Carlos, y si tu DNI dice "Carlos Ariel" pero preferís que te digan "Ariel" (y firmás Ariel) te aseguro que vas a empezar a querer que te digan Carlos (y vas a firmar Carlos)




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...